Fue asaltada y sus patrones pretenden implicarla en el hecho

Policiales

14 dic 2017

7740

Una empleada de la firma Ypané, de propiedad de la familia Urbieta de Concepción sufrió el despojo de un monto de dinero que estaba por depositar en un banco. Sus patrones y la policía aparentemente no creen en su versión.

Sonia Magdalena Chávez, de 29 años, denunció haber sido víctima de un asalto el día martes pasado cerca del mediodía. El hecho ocurrió frente al local del Banco de la Nación Argentina, ubicado en Presidente Franco y Carlos Antonio López del centro de Concepción.

La mujer es empleada de la firma Distribuidora Ypané, perteneciente a la familia de los hermanos Alejandro y Luis Urbieta, Intendente Municipal y Gobernador, respectivamente de Concepción.

Según la denuncia hecha por Sonia, la misma descendió de su motocicleta y estaba a punto de ingresar al banco para realizar un depósito como todos los días, cuando se le acercaron dos sujetos, uno de los cuáles portaba un arma de fuego, exigiéndole la entrega de la cartera que contenía los valores de propiedad de la distribuidora. Ante dicha situación, la dama accedió a entregar la cartera, que contenía 29 millones de guaraníes en efectivo más algunos cheques y entró al local del banco a pedir auxilio, mientras los dos sujetos se dieron a la fuga.

Sin embargo, de forma llamativa el informe policial pone en dudas abiertamente la versión de Sonia, argumentando que de acuerdo a las imágenes de una cámara del sistema 911, no se observa que la mujer haya opuesto resistencia alguna ante el requerimiento de los dos sujetos. Igualmente, el reporte resalta que en el video, tomado de una considerable distancia, no se nota ningún arma de fuego.

Por su parte, según consta en el reporte oficial, Azucena Urbieta, gerente de la empresa Ypané, declaró ante los investigadores que Sonia se negó en todo momento a ser acompañada por un guardia de la firma hasta el local de la entidad bancaria. Tal acompañamiento, según la ejecutiva, era normal en ocasiones anteriores.

A raíz de la situación planteada, Sonia Chávez se reafirmó en su versión y salió al paso de las acusaciones. "Yo no me percaté cuando los dos muchachos se acercaron a mi y uno de ellos me apretó el arma. Allí me quedé quieta, estática, no podía gritar. Hasta ahora no puedo dormir, cierro los ojos y siento que el muchacho que estaba detrás de mi me respira en la cara", manifestó entre sollozos, para dirigirse luego a su patrona. "Señora Azucena, me defraudás, no puedo creer que hayas dicho eso. En estos años en que estoy transportando valores para depositar, nunca tuve ningún guardia. Incluso llegué a transportar hasta 300 millones de guaraníes, a veces me iba a pie al banco", finalizó.

La mujer tiene 8 años de antigüedad en la empresa y en dos años más estaría logrando su estabilidad laboral. Manifestó su preocupación por lo que pueda pasar con ella a partir de ahora y expresó que a raíz de lo ocurrido, sus patrones le dieron sus vacaciones que le corresponden por ley.



ULTIMAS NOTICIAS

COMENTARIOS

RADIO REGIONAL no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.